Robótica

26 de abril, por Daniel Pérez.
Exposición realizada en clase.

 

Diapositiva2La robótica fue creada por Karel Capek. Él inventó los dos primeros robots de la historia: Puma 500 y Unimate 2000. Karel Capek los mostró en el año 1815 en la Universidad de Tecnología.

Gracias a estos avances, en el año 1860 nació la robótica como tema o asignatura.

La robótica abarca distintas disciplinas o materias: matemáticas (muchas ecuaciones y fórmulas), la electrónica (circuitos eléctricos), la mecánica (los motores), la cinemática (coordenadas programadas) y la tecnología.

Para realizar esta exposición en clase, he construido este brazo mecánico a partir de materiales reciclados. No he comprado nada, por lo que el gasto ha sido cero. Este brazo robot mecánico está formado por: base, hombro, muñeca, dedos y sensor. Os presento un dibujo que hice antes de construirlo. Aunque el dibujo me llevó bastante tiempo, me ayudó mucho a la hora de comenzar a montar el brazo.

brazxo robotA ver si encontráis en la imagen, los materiales que detallo a continuación: un motor, la articulación de los dedos, una resistencia, los interruptores, un interruptor de tipo cerradura, una mano de un muñeco de Spiderman, y por último unos trozos de plástico con los que hice la base.

IMG_2752

 

A continuación os presento los dos primeros robots de la historia: Puma 500 y Unimate 2000. Puma 500 se utilizó para avances en la robótica, en cambio Unimate 2000 se utilizó principalemente para la industria.

Diapositiva5

 

¿Cómo ha evolucionado la robótica? Basícamente a través de la IA (Inteligencia Artificial) o también a través de un camino más simple para la industria.

Diapositiva6

 

Diapositiva7Asimo es el robot más avanzado que se ha inventado, pero aun así tiene errores. Es capaz de mantener una pequeña conversación. Sin embargo, si le formulas un problema básico, como por ejemplo, “si tienes dos manzanas y te quito una”, él responde: “No sé, yo no como manzanas”.

La robótica busca crear robots que se integren lo máximo posible en la naturaleza. ¿quién sabe hasta dónde llegaremos? ¿Qué piensas?

Diapositiva8

Valoración crítica Réquiem por un campesino español

13-abril @Curroenlengua

9788423342396El objeto de esta valoración es Réquiem por un campesino español, novela escrita por R. J. Sender, uno de los mayores exponentes de la novela de posguerra, en concreto, de la novela social de los años 50. A causa de la censura, y puesto que la novela se posiciona del bando de los vencidos, la misma se publica en México en 1953.

El tema principal de Réquiem es el conflicto social que provoca la tragedia de Paco y la angustia expectante del cura. En un segundo plano, aparecen el sentido de la justicia, la búsqueda de la dignidad, la culpa y su expiación, además de la expresión de la esencia del ser humano. Podemos distinguir, en general, tres niveles temáticos: en primer lugar el político-social: sintetiza los conflictos sociales producidos por una aristocracia terrateniente (el duque), apoyada por los caciques (don Valeriano) y también por la pasividad de la Iglesia, “mantenedora del orden moral” ante las injusticias. Ante esto, aparece la impotencia del campesinado. En segundo lugar, el religioso-moral: Paco el del Molino representa al pueblo español, respetuoso con las tradiciones, valiente y con sentido de la justicia, que no se somete al poder arbitrario del duque. Y en tercer lugar, el antropológico, según el cual la novela trataría de la historia anónima de una colectividad campesina, con sus propias reglas, comportamientos y mitos.

Sender presenta un estilo sobrio con una sencillez que alcanza su mas alto nivel de concisión y de austeridad formal. Escribe de forma natural y transparente. A pesar de tener un lenguaje sencillo, no le resta profundidad a la obra.

En consecuencia la misma sigue siendo relevante en nuestros días porque nos permite recordar la realidad vivida por los españoles que estaban en el lado de los vencidos en la guerra civil.

El origen de la cebra

Por Eva S.

origami-842024_960_720.pngUn animal blanco como la nieve paseaba por la sabana. Su pelaje deslumbraba a todo aquel que se encontraba en su camino. La mayoría de las alimañas lo identificaban con un caballo, aunque él creía que aquellos corceles tan lejanos no se le parecían en nada.                                                                                

En su búsqueda de aceptación,  decidió irse de viaje. Caminó por desiertos, bosques, manglares…  hasta que sus delgadas piernas no pudieron más. Vencido por el cansancio, se tumbó a la orilla del mar. Al poco tiempo apareció nadando un calamar curioso. Viendo a aquel ejemplar tan bello a punto de desfallecer, sintió pena y se le ocurrió proponerle un trato:

-Oiga… Usted, sí usted, el de la blanca crin. Le ofrezco comida y agua a cambio de dos minucias.

El insólito animal, hambriento y sediento a partes iguales, aceptó los peces y el agua sin atender a las consecuencias. Tras haber saciado su panza, el calamar prosiguió con el trato:

-A cambio, no volverás a alimentarte del mar, ni de ningún otro animal. Los peces se sacrificaron para ayudarte, por lo que tú te sacrificarás no comiéndolos.

animals-102483_960_720A partir de ese momento aquel extraño espécimen no volvió a comer otros animales en su vida. 

El calamar volvió a alzar la voz: -¿me dejas tocar tu piel?

El animal se acercó lentamente al calamar. Entonces, éste acarició con sus tentáculos su impoluta piel, grabando unas marcas de tinta negra por todo su cuerpo. Desde entonces, a este animal le llamaron Cebra. Ella, agradecida, cumplió también su parte del trato y nunca más volvió a comer carne, se convirtió en herbívoro.

 

La almendra

Por Elena F.

 

seeds-700044_960_720Había una vez una almendra que vivía en un pueblo muy grande. Allí había un colegio al que asistía. Al principio, todo marchaba fenomenal, tenía amigos muy buenos y  disfrutaba aprendiendo en las clases.

Un día su madre le dijo que se tenían que mudar a Madrid capital, ya que le había salido un buen trabajo en la ciudad, pero se debían trasladar justo antes de que se acabase el curso. La almendra se entristeció, no le gustaba nada el hecho de tener que cambiar.

Con todo preparado, las maletas, las cajas y lo más valioso de la casa, se cargó el camión. Así se despidieron de todas aquellas personas que habían formado parte de todo lo que llevaban en el pueblo.

Se fueron, ya no había marcha atrás, era hora de cambiar de vida, de colegio y de todo. La almendra no quería. Se sentía enfadada, triste y decepcionada.

El primer día de colegio, no supo qué hacer, cómo actuar en esos momentos. Nunca había pasado por algo así. Veía que los chicos la miraban con cara extraña. ¿Habría hecho algo malo? Nadie le hablaba, la ignoraban. Se sentía tan desplazada por todo el mundo, que comenzó a hacer lo que nunca antes, respondía con agresividad y saltaba a la defensiva muy rápidamente. Su madre no entendía lo que estaba pasando, pensaba que eran cosas de la edad y que pronto se pasarían, pero no fue así.

basketball-157925_960_720.pngAl cabo de un tiempo, doña Almendra, la madre, apuntó a su hija a unas clases de baloncesto, para ver si de esta manera hacia amigos. El primer día estuvo muy torpe con el balón. Aunque le gustaba este deporte, casi nunca lo había practicado en serio. Sus compañeros de equipo intentaban que hablase y le explicaban algunos trucos para mejorar la técnica. Sin conocerla de nada la hicieron sentir como una más del equipo. La almendra se fue abriendo para que la conociesen mejor. Así fueron descubriendo sus debilidades pero también sus fortalezas. De esta manera, la almendra se dio cuenta de que no es sano juzgar sin conocer a las personas, pero también de lo importante que es no responder con agresividad a nadie.

El cacahuete

Por José Luis B.

monkey-1187335_960_720En algunas zonas de África se cazaban los monos atando bien fuerte al árbol una bolsa de piel. Ponían en su interior cacahuetes, la comida preferida del mono. En la bolsa había un agujero de tamaño tal que por él podía pasar justamente la mano del mono; pero, una vez llena, cerraba el puño y ya no podía sacarla de la bolsa de cuero.

¡Pobre mono! Cuando veía que no podía sacar el puño lleno de cacahuetes por el pequeño agujero… se ponía furioso, chillaba e intentaba huir. Todo era inútil.

Por muchos esfuerzos que hiciera, no podía sacar la mano de la bolsa. Entonces, en ese momento, el cazador salía del escondrijo y capturaba al mono asestándole un golpe seco en el codo. El mono, así, abría la mano y soltaba los cacahuetes.

Así de fácil­: si el animalillo hubiese abierto antes la mano,  podría haber escapado, pero el deseo de tener en sus manos esos cacahuetes le hizo ser capturado.

La granada

Por Laura Z.

pomegranate-66538_960_720Eran las nueve de la mañana y Abril se levantó para prepararse su café e irse a comprar a la frutería. Quería plátanos, naranjas y granadas con el fin de hacer una macedonia, ya que tenía la visita de sus padres para comer. Primero, cogió las naranjas y los plátanos; después las granadas. En la caja en donde estaban, se veían todas con un color y una forma extraordinaria, muy llamativa… sin embargo una se veía con un color ennegrecido. Era deforme, por lo que nadie la cogía, ni siquiera cuando quedaban muy pocas.

Abril decidió coger tres, las que más colorido tenían, dejando a un lado la otra que no lucía con buena pinta. La granada triste y deprimida, pensaba que ya no valía para nada y que tarde o temprano la tirarían a la basura o acabaría en un contenedor. Esta se preguntaba por qué no la compraba nadie, si aun teniendo mal color y forma, estaba igual de rica que las demás.

El tendero supervisó su puesto para ver si todo estaba bien colocado y si los productos se presentaban en buenas condiciones.

Al pasar por la zona de las granadas, vio que una no estaba lo suficientemente bien como para venderla y en vez de tirarla a la basura, decidió abrirla y comprobar si estaba medianamente bien como para comérsela él mismo. Tras abrirla, vio que la granada tenía un interior bonito y jugoso. Sin poderse resistir, la probó. Una explosión de sabor se produjo en su paladar.

La granada se puso contentísima al ver la expresión de la cara del tendero y al saber que no acabaría en un contenedor por su aspecto.

La puerta condenada, Cortázar

Por Alejandro Martínez

door-1089638_960_720El señor Petrone hace un viaje de negocios a Montevideo y coge una habitación en el hotel Cervantes. Allí descubre una puerta clausurada que debía dar a la habitación contigua. A través de la misma es capaz de escuchar el llanto de un niño. Más adelante se entera de que la habitación la ocupa una mujer. La mujer abandona el hotel, pero él sigue escuchando el llanto.

El Realismo mágico se aprecia en el escaso desarrollo psicológico de los personajes y en el final abierto de la historia, pero sobre todo en la mezcla de elementos verosímiles con otros fantásticos. En este caso, se trata de la persistencia del llanto del bebé que no debería existir, ya que la mujer había abandonado el hotel.

En esta obra se aprecia el estilo de Cortázar en la claridad y la brevedad de su prosa. Aborda el tema sin rodeos. Utiliza frases sencillas y palabras comunes, a excepción de expresiones sudamericanas.

El tema de la obra es principalmente el fenómeno extraño que se da en el hotel, pero también se aprecia un trasfondo político y social en lo referente al bloqueo comercial de Uruguay.

Los personajes tienen una psicología simple y son personas comunes. Perciben los fenómenos con cierta normalidad y quedan con la duda al final de la obra.